miércoles, 3 de octubre de 2018

03/10/2018

Publicado por Unknown en 1:15 0 comentarios
Tengo ganas actuar, de decir lo que pienso, de no callarme, darme cuenta de lo que has sido y de lo que, ahora, nunca serás.

Pensé de verdad que no llegaría esto, que las cosas se arreglarían y que todo volvería a la normalidad, pero no ha sido así, demasiadas pocas palabras, actos que decían mucho y personas que no debieron aparecer. No les culpó a ellos, te culpo a ti de olvidar tanto y pensar tan poco en "nosotros", menuda locura que lo hayamos dejado ir y que tal vez se podría haber solucionado.

Dejarlo estar y que pasara el tiempo casi era lo mejor, pero elegiste el peor camino para todos, dices que es un infierno el pasar por esto, pero no te das cuenta de lo que han pasado otros por ti, de lo que han llegado a sufrir y hacer para que tú te salieras con la tuya. Esas personas maravillosas que han estado escuchándote, preocupándose por ti y solucionando más de un problema o al menos ayudado, ahora ya no te soportan; tus pocas palabras duelen y los actos que debiste hacer aún más.

Siento decirte, "amigo", que ahora estás probando lo que a otros hiciste, y no te equivoques, porque tú solo es eres el único culpable de esto, eres tú el que te has alejado y nosotros los que no te vamos a dejar volver.


miércoles, 25 de julio de 2018

25/06/2018

Publicado por Unknown en 3:03 0 comentarios
La purpurina me llenaba el pelo, y yo aguardaba con ansias ese maravilloso día que llegaba. Nada de esto comenzó ahí, pero se fue formando de manera casi inminente, nadie sabía lo que iba a pasar, ni siquiera yo.
Desapercibida pasaba entre tantas personas que decían quererme, tantas que dijeron que estarían ahí, tantas que no se quedaron conmigo. Apareció sin más, igual que yo en ese lugar, y cada uno con su vida deshecha pero sin saberlo. Los problemas se acumulaban, las razones para olvidar a otras personas desbordaban de nosotros y la atracción que teníamos iba aumentando, tantas cosas por saber y con tanto tiempo perdido que decidimos no perderlo más.
Me encontraste entre colores, y tras deliberarlo me besaste con esa sonrisa final que te caracteriza; yo no me di cuenta pero desde ese momento todo cambio.
Yo ya no quería rosas ni palabras bonitas, ni cuentos de princesas donde todo es idílico, ni personas de un rato; cansada de promesas que no aparecían, de esos sí que fueron no, de esos no que fueron sí.

Paso a paso, me demostrarte que puede existir la mejor versión de mi, y es esa, la que te doy cada dia. Me enseñaste que todos los problemas tienen solución, que las palabras se las llevan el viento si no se responden con hechos, que cada día que pasa me gustas más y que no puedo pasar uno de esos días sin verte.
Por eso quiero decirte, que mis enfados se me pasan al mirarte, y se me ponen una sonrisa inquieta en mi cara con tus tonterías que tanto me gustan, se que no todo es perfecto, pero quiero que sepas,  que aunque sé que no es posible la perfección seguiré buscandola contigo.

Lo quiero todo contigo.

lunes, 26 de febrero de 2018

26/02/2018

Publicado por Unknown en 1:28 0 comentarios

Hoy perdí el miedo a equivocarme, a pensar que las cosas siempre acaban mal, me he dado cuenta que ya no me importa, que esa posible equivocación seria la equivocación más bonita hasta ahora. A las tardes le faltan horas cuando estoy contigo y a mí el tiempo perdido de tantas otras equivocaciones, no quiero seguir siendo esa persona que se esconde tras sus miedos, de esa que cualquier cosa le hace dudar, encontré un nuevo mundo contigo y no quiero dejarlo pasar. 
Tus manos rozando mi cintura me produce una sensación extraña, es tan familiar y a la vez tan abrumadoramente rijosa que mi cabeza se hace un lio, tu simple presencia me tranquiliza y que sepas en lo que estoy pensado en cada momento sin tan siquiera mirarnos es algo fascinante. Parece una historia de cuento, los personajes, como en la Cenicienta, se conocen en un baile, solo un par de horas, y se dan cuenta que están destinados el uno para el otro. Es por eso que este cuento aún me da miedo, el cuento que vivo es demasiado perfecto para ser real; es imposible ver esos ojos y no perderte en ellos, que te bese y al apartarse lentamente tan solo unos milímetros sus labios se curven en una sonrisa perfecta, tan solo pensarlo tengo escalofríos, es algo irreal.
Una delgada línea entre idílico y prosaico lo separa, no quiero pensar más en ello, tan solo quiero dejarme llevar, conocer nuevos lugares contigo, poder amanecer a tu lado tan solo un día, leerte el pensamiento en los momentos más inesperados y provocarte a que entres en mi juego. Llegué a pensar que esto nunca llegaría, y no voy a emplear la prisa, pues fue la prisa la que me creo el miedo a equivocarme.

viernes, 8 de julio de 2016

08/07/2016

Publicado por Unknown en 0:54 0 comentarios
¿Y si le gustan las curvas pronunciadas, enredarse en caminos que nadie conoce? Susurra al oído su nombre para consolarse,  quiere decirle a todos que existe, que es real, pero su imaginación le engaña. Ella no es una barbie y le preocupa lo que digan los demás, que sus reacciones no sean las apropiadas y que omitan sus sentimientos; esas curvas pronunciadas no son las más apreciadas y los caminos que toma no son de buen gusto. Quebranta vasos de cristal como forma de calmarse ante tal adversidad, pero sabe que eso no le ayuda, la vida que le depara con ella no es la más adecuada, por no decir imposible.

Ella no sabe nada, aunque observa todos sus movimientos cuando alcanza la noche y el día muere, pero tiene una cara oculta; la vida le da la oportunidad de contemplar toda la creación por mucho tiempo, pero él no durará eternamente.

Todos lo toman por loco, aunque él no se rinde, y es que, se enamoró de la Luna.

martes, 12 de abril de 2016

12/04/2016

Publicado por Unknown en 18:00 0 comentarios
Te diste cuenta de que no había salida, y volviste atrás intentado remendar los errores, pero no fue tan fácil, sabias que había posibilidades de que todo saliera bien, pero muchas más de que acabará en desastre. Arriesgaste, y en teoría ganaste, pero ahora fue cuando no te diste cuenta de lo que habías olvidado, de aquellas personas que dejaste en el camino, que en verdad querías que se quedarán.

Demasiadas veces en la vida tomaste decisiones que parecían importantes, que después resultaron no influir en tu futuro, debiste darle más importancia a aquellas personas que formaron parte de tu vida y las dejaste escapar, porque todas las personas que te rodean forman tu vida y le dan sentido a esta. Pero no fue así, tus decisiones que parecían tan importantes te preocupaban más que las personas con las que convivías, y a veces, mucho más que a ti misma. Debiste darte importancia a ti, tu mundo, y si por ello hiciste daño a alguien con tus decisiones es porque no pensaste en ti, te hiciste mucho daño pensando que sería mejor para lo demás y te olvidaste de ti misma.

Todos cometemos errores y aprendemos de ello, y si puedes enmendarlos, o si puede solucionar de nuevo aquello en lo que te equivocaste ya es un logro, solo por el hecho de que te diste cuenta que estabas equivocada y fuiste capaz de asumir tus errores, a veces tenemos que mancharnos las manos y no dejar que las cosas pasen porque si. 

Dile que no eres su destino, que las cosas no encajan y que no puedes ocultar tus sentimientos; las cosas cambiaron, no son iguales que antes y ya no sientes lo mismo, díselo y no ocultes más la verdad.

Sé que podré.

sábado, 9 de enero de 2016

09/01/2016

Publicado por Unknown en 1:35 0 comentarios

Solo se escribe en estos momentos, cuando todos están callados y el mundo duerme en silencio. Todas las puertas y ventanas se cerraron ante la tormenta que se avecinaba y nosotros también nos cerramos, nada entra, nada sale.

El polvo se acumula y ella queda atrapada por la capa incesante de materia inerte, tal como se presentaban las cosas quedaría encerrada por ese polvo bastante tiempo. Las cosas no cambian, demasiado estáticas e inmóviles, sigue esperando sin quedarse con nada, usa pañuelos de papel y tiene una papelera casi llena de ellos ya usados.
Parece que el tiempo se ha parado en este mismo sentimiento y ya que todo tiene su momento, las agujas de su reloj volverán a moverse cuando sea el momento más oportuno. Todos saben lo que está pasando menos ella, tan estancada en su sentimiento de dolor que no es capaz de ver aquello bueno que le rodea, aunque piensa que para que malgastar el tiempo viendo como la gente es injusta con ella.
Si todos se parasen a pensarlo por un mínimo instante se darían cuenta que es más inteligente de lo que ellos creen, ella se preocupa por si misma, busca su bien, y si su bien está en esa capa de polvo, en esos pañuelos usados y en ese tiempo muerto de un sentimiento; entonces, ella será capaz de aguantar esos gritos, sollozos, llantos, discusiones y silencios que resuenan como una melodía a su alrededor en un mundo de hipócritas.


jueves, 24 de septiembre de 2015

24/09/2015

Publicado por Unknown en 19:01 0 comentarios

La historia se repite, como en el eterno retorno de Nietzsche todos los sucesos de la vida vuelven a pasar, incluyendo los malos momentos y de una manera exactamente igual a la primera. Toda la vida pensando en el futuro, en lo que llegaremos a ser y en lo que queremos conseguir; siempre es igual, somos tantos los que damos a los demás pero después no recibimos nada, resulta casi increíble que esto sea posible por el mínimo hecho de que si somos tantos los que damos ¿Cómo no íbamos a poder recibir, aunque sea, un mínima parte de lo que ofrecemos?

No quiero jugar más en este equipo. Comprendí, aunque hace poco, que esto no tiene solución. Me sé hasta la palma de tu mano de memoria, pero no quiero verlo; me cuesta tanto admitir que me he equivocado tantas veces contigo y que me autodestruyo tanto imaginando situaciones idílicas en las que todo es perfecto. Pagaría para que no volvieras a verme jamás, aunque de momento me sale gratis; y es que me hago la dura para que los demás no vean lo que me has hecho.



Olvídame, y no solo a ratos; olvídame para siempre, no des la vuelta. Y espero que esto no se vuelva a repetir.
 

Demasiado pronto para morir Copyright © Vinte e poucos